lunes, 6 de enero de 2014

CERRADA DE CUBERO Y CASTELLÓN DE LOS TOROS DESDE LOS BONALES (SIERRA DE SEGURA) 05-01-2014




Antes de nada , advertir que ésta ruta tiene un tramo entre el cortijo del Tío Ratón y el de Cubero bastante difícil y peligroso, sobretodo con roca mojada o con hielo.

Ideada por nuestro compañero y amigo Miguel Armenteros, el cual tiene gran cariño por éste rincón y que tuvimos que acortar al alargarse más de la cuenta el tramo anteriormente aludido. La idea original era , partiendo desde la Casa Forestal de los Bonales llegar al cortijo del Tío Ratón y desde éste buscar un paso en la Cerrada de Cubero para llegar al Cortijo homónimo. Desde aquí buscar el GR-7/GR-247 y subir al Castellón de los Toros, regresar sobre nuestros pasos y por los Horcajillos recorrer el Recó del Aguamulas hasta el Cortijo de la Fresnedilla. El regreso lo haríamos por la pista hasta tomar el sendero de la Casa Forestal del Quejigal y llegar de nuevo al Cortijo del Tío Ratón.

Aunque la ruta quedó de la siguiente manera, sigue siendo sumamente espectacular y como único punto negativo, bajo mi particular manera de entender el montañismo, son los últimos kilómetros, por cansina pista forestal:



Comenzamos en la C.F. De los Bonales por la pista forestal que acompaña al río Aguamulas, hasta que unos kilómetros aguas arriba tomamos un carril a nuestra izquierda , junto a un puente sobre el Arroyo del Hombre. Éste carril acompaña a dicho arroyo en dirección NE, cuando termina , seguimos un sendero en dirección Este que nos lleva al Cortijo del Tío Ratón.

Tras maravillarnos con la extraña arquitectura de éste cortijo, continuamos por el sendero que de seguirlo integramente nos llevaría a la C.F. Del Quejigal y que se ha limpiado recientemente. Éste sendero lo tomamos al NE, hasta que poco a poco va buscando el cauce del Arroyo del Hombre. Cuando llegamos junto al arroyo , lo remontamos campo a través , sorteando la espesa vegetación y algunos salientes rocosos hasta situarnos casi en la base de la Cascada de Cubero ,en la impresionante Cerrada del mismo nombre.

A partir de ahora comienzan las verdaderas dificultades, tenemos que buscar un paso entre la muralla pétrea que tenemos enfrente. Ante la imposibilidad de hacerlo por la misma Cerrada , intentamos hacerlo por el lado izquierdo de la misma, hacia el Norte. De forma lenta , penosa y muy dificultosa vamos progresando y poco a poco tomando dirección Este y SE después para ir encaminándonos hacia el Cortijo de Cubero. Llegamos a una pequeña y llana plataforma rocosa con unas vistas espectaculares , sobretodo de la Cerrada.

Ahora toca la segunda parte de nuestra “odisea”, el descenso al Cortijo, pues no vemos nada claro el asunto, rodeados como estamos de cortados. Solo hay un punto débil, una grieta con vegetación, pero para descender por ésta grieta hay que salvar un escalón de unos 3m de altura. Éste escalón lo salvamos agarrándonos a la rama una de de las encinas de la grieta. En el resto del descenso nos encontramos un par de obstáculos más , que solventamos de forma parecida.

Por fin llegamos al precioso Cortijo de Cubero, en un marco de incomparable belleza, con dos plantas , un desván y un horno de considerables dimensiones y que al parecer fue de los últimos en abandonarse en ésta zona.

Subimos hacia un collado al Sur y llegamos al sendero GR-7 / GR-247, el cual tomamos en dirección SO. En casi la mitad de la bajada hacia el Cortijo de la Fresnedilla, a nuestra derecha, al Oeste ,parte el sendero por el que subimos a la planicie del Castellón de los Toros (hay un hito de piedras al inicio de dicho sendero).

Recorremos la superficie cimera del Castellón, (lugar donde antaño se sembró cereal), teniendo soberbias panorámicas de 360º. Fue el lugar elegido para comer y descansar un rato, ¡que comedor más fascinante!, y seguir nuestro deambular con un más que un grato sabor de boca. Desandamos el sendero y seguimos por los GR hasta el Cortijo de la Frenedilla ,lugar donde habitó un valiente hombre, que luchó con sus escasas fuerzas contra la Administración que quiso echarlo del terruño de sus antepasados ; pasando algunos años de su vida en prisión y muriendo finalmente lejos de su querido Recó de Aguamulas. Lo llamaban el cojo de la Fresnedilla.

Aquí es donde termina la pista de Aguamulas, en un mirador con la impresionante visión del Recó . Solo resta regresar por dicha pista hasta la Casa Forestal de los Bonales, en un trayecto más aburrido, pero eso sí, muy descansado.

Ruta bellísima, impresionante, pero de la que deben abstenerse los que no les gusten correr riesgos innecesarios ; posiblemente exista un paso más “cómodo” para atravesar la cerrada del Cubero, pero nosotros no lo supimos encontrar. 







Partimos desde la Casa Forestal de los Bonales al alba, encabezados por Miguel, Juan Antonio y Pepe.....

....y tras algunos kilómetros de pista, carril y sendero llegamos al singular Cortijo del Tío Ratón.

Luis, Ramón y Manu en el interior de una de las cuevas del Cortijo.


Tomamos el sendero que de seguirlo integramente  nos llevaría a la Casa Forestal del Quejigal y que recientemente se ha limpiado.

Empezamos a divisar la Cascada de Cubero.

Nos salimos del sendero para seguir el Arroyo del Hombre, aguas arriba, por su margen derecha (izquierda en el sentido de nuestra marcha).....

....hasta situarnos casi en la base de la Cascada.


Entre la espesa vegetación buscamos la mejor manera de subir.

Y comienza una autentica carrera de obstáculos....  

...con algunos pasos complicados....

......donde utilizamos una cuerda , más por seguridad que por necesidad, y sobretodo con la ayuda de tan buenos compañeros.....

Según nos comentaron después, existe un paso por la Cerrada de Cubero, que aunque no fácil, si al menos mucho más cómoda.

El Puntal de las Cabras (según IGN), el Engalvo (según Alpina).


La Sierra de las Villas al fondo.

Vemos uno de nuestros objetivos, el Cortijo de Cubero. Hemos subido demasiado, pues el paso lleva directamente al  Cortijo.


Morra de las Hormigas (según Alpina).

La impresionante Cerrada de Cubero.

Zona por donde hemos descendido de forma muy complicada hasta el Cortijo de Cubero.

Los compañeros asomados sobre la Cerrada de Cubero.

Nuevo escollo en el camino, le toca el turno a Miguel Armenteros.


Y la última gran dificultad del día, hacer de Tarzán.

Viejos bancales de Cubero.


El Cortijo de Cubero.

Al fondo la Molata de Cubero.


El peliagudo descenso a la zona de Cubero.

Tras salir al GR-7 GR-247, nos desviamos por el precioso sendero....

....que asciende al Castellón de los Toros.

Panorámica en la subida.

Luis, Gines y Ramón con el Majal Alto de fondo.

Superficie cimera del Castellón de los Toros.

Gines asomado a un paradisíaco balcón.

En ésta superficie se cultivo cereal y contaba con una era.

La Sierra de las Villas.

Valle del Guadalquivir y Peña Corva de fondo.

Abajo la Cerrada de Cubero y el Puntal de las Cabras encima.

El Mulón y las Villas.

El Mulón en primer plano y la Morra de los Cerezos al fondo.

Hermanillos, Piedras Morenas, Morro de los Cuatro Términos , Cubo.....

Caseta de Majal Alto.

Murallas más septentrionales de las Banderillas en el Recó de Aguamulas.

Macizo central de las Banderillas, impresionante montaña.



El bello enclave donde se sitúa el Cortijo de la Fresnedilla, en el Recó de Aguamulas.

Recó de Aguamulas, desde la pista forestal , ya de regreso.

De nuevo las Banderillas.


Valle de Aguamulas y Mulón.

Y a pocos kilómetros de finalizar nos despedimos de las Banderillas.







 

1 comentario:

  1. Una ruta muy atrevida para hacer como senderísta, por lo accidentado del terrono, que en algunas ocasiones parece alnismo, pero mis amigos se atreven con todo, son verdaderamente valientes....

    ResponderEliminar