viernes, 16 de octubre de 2015

SENDERO DEL MOLINO DEL BATÁN , SALTO DE PADILLA (DESPEÑAPERROS) 12-10-2015


Descripción que hace de la ruta la dirección del Parque Natural de Despeñaperros:

Si aceptamos la propuesta que se nos hace con este sendero, descubriremos parajes agrestes y paisajes representativos de Despeñaperros, donde el pulso de la naturaleza—flora, fauna, hidrografía, geología…— late aún con fuerza, y la obra humana se percibe más como reto histórico en pos de la convivencia que del dominio. Encontraremos vestigios de instalaciones industriales (batanes o molinos) de origen medieval, movidas por la fuerza de las aguas
corrientes, un tipo de energía renovable que en tiempos pasados era de las pocas disponibles, y que hoy vuelve a valorarse.

Miranda del Rey
Continuando unos ciento cincuenta metros por la carretera JA-7102, que nos ha llevado a Miranda del Rey desde la autovía A-4, encontraremos un cruce de caminos que es donde iniciamos nuestro sendero (ver [1] en el mapa). Aquí elegiremos la pista que va al frente dirección oeste y caminaremos sin complicaciones por una llanura.
Tras seiscientos metros atravesaremos el arroyo de las Bañas, que confluye muy cerca con el de la Noguera para formar el río Campana. Nos acercaremos a ese segundo arroyo y caminaremos por su margen izquierda unos setecientos metros, dirección noroeste, hasta llegar al cortijo de la Noguera, convertido hoy en escuela de naturaleza. En cuatrocientos metros llegamos a un collado [2] en el que se encuentran dos cortafuegos que sirven de límite del parque natural, donde hay una barrera que deberemos traspasar manteniendo nuestro rumbo.
La pista está flanqueada por eucaliptos, que serán sustituidos más adelante por pinos, también de repoblación. Las encinas y otras plantas autóctonas crecen bajo estas masas introducidas artificialmente, como dispuestas a una particular reconquista.

Arroyo del Batán
El camino hace una uve para pasar el arroyo de la Noguera, que antes acompañamos, tras la cual se llega a un puerto [3] con algunos alcornoques alrededor. Desde aquí se nos abren vistas hacia el barranco
del arroyo del Batán, hacia el que nos dirigimos, pudiendo avistar, por tanto, los caminos que tenemos por delante. Caminos, en plural, porque primero bajaremos la ladera en oblicuo hacia nuestra derecha, junto a la acequia del Salto de Padilla, hasta su derivación [4].
El arroyo se encuentra cubierto por un bosque de ribera en el que abundan fresnos y alisos, que nos invita a detenernos a disfrutar su plácido ambiente y rica naturaleza, de la que forma parte un nacimiento de agua con un curioso anticlinal (plegamiento convexo) coronándolo.

Molinos
Entre jaras y romeros desandaremos los novecientos metros hasta el cruce del puerto [3], desde donde volveremos a bajar, pero ahora por el camino principal que queda a nuestra izquierda, en dirección suroeste. Se nos abren buenas vistas de la sierra de los Calderones y del cerro de la Estrella al norte; y al oeste, el valle que forma el barranco de Doña Dama y la cuerda de las Escaleras.
Nuestro camino, tras cruzar de nuevo la acequia, discurre en paralelo al arroyo, en el que podremos ver ruinas de antiguos molinos, entre ellos el que da nombre al sendero, el Molino del Batán y otro más harinero construido en la misma época.
En algo más de un kilómetro de camino llegamos a una curva pronunciada, tras la que arribamos al fondo del barranco donde hay un aljibe que almacena agua para los vehículos de incendios y una fuente, siendo este el final del sendero [5].”


Como hemos visto el sendero señalizado tiene dos ramales, el del Molino del Batán y el del Salto Padilla. La reciente rehabilitación de un sendero ha unido éstos dos ramales, haciendo que éste tramo sea circular.

Desde el cartel que indica el fin de sendero , donde se sitúa el aljibe y fuente comienza el sendero rehabilitado y que remonta el arroyo del Batán hacia el noreste entre un precioso bosque de galería hasta llegar a las espectaculares y mayores ruinas del Molino del Batán.
Ahora en fuerte pendiente hacia el norte ascendemos en busca de la cabecera del arroyo. Escalones de madera nos ayudan a subir de forma más cómoda. Al llegar a la cima de un cerrete el sendero desciende poco a poco hacia el noreste hasta llegar al Salto Padilla.
Solo resta desde aquí seguir las indicaciones del sendero señalizado, primeramente hasta el cruce del puerto (Muelle Poli) al sureste y por la pista principal hacia el este primero, sureste después hasta Miranda del Rey.









Comenzamos esta cómoda y bonita ruta en Miranda del Rey, pedanía de Santa Elena.

Aunque el tiempo amenaza con aguarnos la excursión los ánimos no decaen. 

Llegamos a las Nogueras, viejo cortijo reconvertido en escuela de la naturaleza.

En el cruce del puerto. Una de las derivaciones nos llevaría a la Aliseda. Nosotros seguiremos de frente.

Las nubes no nos dejan apreciar en todo su esplendor la belleza del paisaje.


Barranco del río del Renegadero camino del Embalse del Rumblar , pasando antes por las cercanías de la Carolina.

Aljibe y fuente, en éste punto acaba el sendero señalizado...

...y comienza el sendero rehabilitado...

...que remonta el arroyo del Batán por un precioso bosque en galería.


Algunos escalones atenúan la pendiente.


Se ven ruinas de los viejos molinos...

...para en pocos metros llegar a las impresionantes ruinas principales,

Los peques asombrados no se esperaban encontrarse aquí esta maravilla.


La desplomada bóveda del molino.



Seguimos en fuerte ascenso hacia el Salto Padilla.



Para los pequeños montañeros cualquier animalito...

...despierta su insaciable curiosidad, mientras aprenden a respetar cualquier forma de vida por muy insignificante que les pueda parecer.

El precioso sendero no deja de asombrarnos.

Ahora descendemos a nuestro siguiente objetivo....

...el Salto Padilla, emplazado en un maravilloso paraje.

Últimos escalones para llegar.

Bonito bosque en galería.


Un descanso para retomar fuerzas....

...y regresar.

Al fondo el cerro de la Estrella.

El tiempo nos da una tregua para disfrutar del paisaje.

Llegamos tras una corta pero fuerte pendiente...

...al cruce en el puerto.

La sierra del Montón de Trigo.

Se entretienen con cualquier cosa, intenta poner una señal de tráfico caída en su lugar.

Y finalizamos éste bonito paseo. Cartel que indica el inicio del sendero.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada