martes, 3 de febrero de 2015

CASCADA DE LA BATANERA, PINTURAS RUPESTRES DE LA BATANERA Y PEÑA ESCRITA, VÉRTICE DE LA BAÑUELA (SIERRA MADRONA) 01-02-2015



Fabulosa ruta por Sierra Madrona, en la provincia de Ciudad Real y enclavada dentro de la cordillera Mariánica (Sierra Morena). De entre los muchos atractivos de la misma se encuentra la visita a la impresionante cascada de la Batanera, las pinturas rupestres de Peña Escrita y la Batanera, declaradas Monumento Histórico Artístico Nacional en 1924 y el ascenso a La Bañuela o Mójina, punto más elevado de toda Sierra Morena con 1.333 m.
Éste rincón de Sierra Morena, donde se dan la mano las provincias de Ciudad Real, Córdoba y Jaén es abrupto si tenemos en cuenta la tónica general de lomas suaves y onduladas que caracterizan a ésta cordillera. Sierra Madrona está delimitada por el río Robledillo y las Sierras de la Solana y Umbría de Alcudia al Norte, por el Este el valle del Río Montoro , Jándula y las dehesas de la Sierra de Andújar, al Sur Sierra Quintana y la comarca de los Pedroches y al Oeste por los ríos Guadalmez y Yeguas.
Algunos enlaces de interés sobre las pinturas rupestres de Fuencaliente:




Para acceder al punto de inicio de ésta ruta tenemos que desplazarnos hasta la localidad de Fuencaliente , en la provincia de Ciudad Real. Una vez allí tomamos la N-420, dirección Puertollano, para en poco más de un kilómetro (aproximadamente en el km 102) ,tomar a la derecha una estrecha carretera asfaltada y señalizada con carteles de la pinturas rupestres. En más o menos 0´5 km llegamos al campo de fútbol y una área recreativa, paraje conocido como la Dehesa, donde estacionamos el vehículo.

Comenzamos a caminar por el carril que parte del campo de fútbol hacia el NE y que asciende suavemente sobre la Vertiente de la Dehesa y su pantaneta. Obviamos un carril que sale a nuestra izquierda, manteniendo el mismo rumbo. Llegamos a una cortijada a los pies del Cerro Arrayanes, donde encontramos un cartel que indica la dirección del sendero que nos llevara a la Cascada y la pinturas rupestres de la Batanera. Hacia el Sur desciende éste bonito sendero con barandas de madera en algunos tramos, para en breves metros llegar al puente sobre el río Cereceda, justo donde sus aguas se precipitan en la preciosa cascada de la Batanera o Chorrera de los Batanes y donde Cervantes hizo pasar a los protagonistas de su obra maestra una noche.
Sin pasar a la otra orilla, descendemos por una senda junto al margen derecho del río, teniendo mucha precaución ,hasta llegar a la base de la cascada, donde el río se encajona en una impresionante cerrada. Regresamos al puente y lo cruzamos, pues justo en frente del mismo se sitúan la pinturas rupestres de la Batanera.
Tras recrearnos con éste museo al aire libre reemprendemos la marcha, siguiendo el sendero señalizado que desde el principio de la ruta seguimos y que se llama “Ruta del Quijote” o camino “Cervantino”, en fuerte pendiente hacia el NE, hasta salir a una pista, una puerta y otro carril paralelo y más alto. Las balizas del sendero nos indican que no debemos seguir la pista a la que hemos salido, no dejando más remedio que pasar por la puerta, pero resulta que la puerta está cerrada con un candado y es difícil de saltar, una alta alambrada separa ambos carriles (al que hemos salido y el que debemos seguir). Decidimos saltar la puerta , pero un poco más adelante nos dimos cuenta que ambos carriles estaban comunicados por un caminito y que la alambrada se podía pasar por una puerta y ésta si que se puede abrir.
Seguimos el carril hacia el SE hasta que éste termina en pocos metros en una explanada. Desde aquí sale un sendero hacia el Este, que cuesta ver, pues está practicamente tapado por jaras y brezos y que desciende vertiginosamente hasta el Barranco de las Piedras. Cruzamos el arroyo y ascendemos por el sendero que cada vez es más ancho hasta convertirse en carril. Descendemos hasta llegar a la explanada que sirve como aparcamiento para visitar Peña Escrita.
Ascendemos hacia el Este por el sendero adoquinado que nos lleva a las cercanas pinturas rupestres de Peña Escrita, una autentica maravilla, legado de nuestros antecesores.
Descendemos de nuevo a la explanada y seguimos por la pista hacia el SE. Atravesamos por un puente el Arroyo de Peña Escrita , que separa las impresionantes sierras de Hornilleros y Navalmanzano. Ascendemos al cercano Collado Piruetanal, lugar donde abandonamos la pista para tomar un sendero. Pero en éste lugar se están realizando labores forestales, al parecer la creación o limpieza de un cortafuegos, por lo que el inicio del sendero ha desaparecido. Así que hacia el Este vamos ascendiendo entre pinos cortados y restos de las labores forestales para un poco más adelante encontrarnos en sendero bien definido y adentrandose en la densa espesura.
Éste bellísimo sendero va ascendiendo paulatinamente por la cara Norte de la Sierra pasando bajo el Peñón del Escorialejo y entre densa vegetación, a veces alcornoques, robles melojos, brezos, jaras, madroños.....
Sobre la cota 1.000 metros de altitud el sendero se pierde entre grandes pedreras y seguimos hitos de piedras , que en un principio están puestos de forma muy continua ,para más adelante ir espaciandose.
Según los mapas éste sendero sube a la cuerda cuando llegamos a esa cota 1.000 m y cambia a la ladera Sur. Así debe ser ,por que a partir de ese momento la progresión fue muy dificultosa , incómoda y agotadora por caos de piedras y pedreras, siguiendo hitos que a veces te hacen descender un poco para después subir, siguiendo un trayecto un poco errático e ilógico. Finalmente vimos un barranquete que no ofrecía dificultad para ascender al collado del Cerro Bañuela.
En éste collado vimos el sendero que hasta aquí llega y que perdimos (por seguir ciegamente los hitos de piedras) y que efectivamente parece que cambia a la ladera Sur, pues de allí viene.
Seguimos hacia el Este por una veredita que evita la densa vegetación de jaras y brezos y va pegada a los roquedos. Llegamos a la zona de roca desnuda, el ascenso es fuerte pero se realiza de forma bastante cómoda hasta que casi sin darnos cuenta estamos en el techo de Sierra Morena, la Bañuela, con sus 1.333 metros de altitud.
Un poco más adelante hay unas crestas, unos metros más elevadas que el mismo vértice geodésico de la Bañuela y que ofrece mejores vistas, trepando a ellas con precaución. Las panorámicas son increíbles, enormes, mayestáticas . A nuestros pies tenemos el precioso valle del río Valmayor (que desde el vértice no se puede ver), las sierras de Hornilleros, Corral de Borros, Peñón del Herradero, Abulagoso, Sierra Quintana, Fuencaliente, La Serrezuela, Valle de los Pedroches, Sierra del Nacedero.......
Descendemos al collado por el mismo lugar y seguimos hacia el SO por el sendero por el que teníamos que haber llegado hasta aquí. En breves metros nos salimos del sendero y entre un denso jaral y brezal descendemos próximos al arroyo Cambullón hasta llegar a un claro sendero.
Descendemos por éste magnífico sendero hacia el SO, Sur, que de forma zigzagueante , vertiginosa y continuamente jalonada de hitos ,nos lleva a la pista de Navalmanzano. Seguimos la pista a la derecha, hacia el NO, bordeando la cara Sur de la Sierra de Navalmanzano hasta llegar al Collado Piruetanal, atravesando antes el arroyo San Juan y bordear el Peñón del Escorialejo. Descendemos al puente sobre el arroyo de Peña Escrita (tramo común al de la ida) y un poco más adelante en vez de ir por la pista , que es más tedioso, nos adentramos en el pinar y de forma bastante cómoda llegamos al aparcamiento de Peña Escrita , yendo casi de forma paralela a la pista.
A partir de ahora toca caminar por asfalto hasta llegar al punto de inicio, hacia el Oeste, pasando por los campos de cultivo en los llanos de los Guindos, los molinos del Mellado y la Corneta, el Punto Limpio y finalmente el campo de fútbol.

¡Gracias a Pedro J. Castro por su track y mostrarnos en su día las fotos de ésta magnífica ruta!










Comenzamos a caminar, hace poco que ha amanecido y la tierra está helada.

Sendero que desciende a la Batanera.

Puente sobre el río Cereceda.....

.....donde sus aguas se precipitan  en la Cascada de la Batanera.

Perico en la cascada.

Formidable lugar que inspiro al mismísimo Cervantes.

En la base de la cascada.


Precioso encajonamiento.

Las féminas de la ruta, Encarni y Silvia sobre el puente.

Pinturas rupestres de la Batanera....

...Monumento Nacional.


Explanada donde termina el carril y comenzamos el descenso al Barranco de las Piedras.

Miguel encabezando el descenso, bastante vertiginoso hasta en Barranco de las Piedras.

Pinturas rupestres de Peña Escrita.


La Serrezuela, Morras de Robledo.

Roquedo donde se sitúan las pinturas rupestres de Peña Escrita.

Descendiendo al arroyo de Peña Escrita. La Bañuela se puede ver al fondo.

Collado Piruetanal con la Serrezuela y las Morras de Robledo al fondo.

El sendero hacia la Bañuela pasa bajo el Peñón del Escorialejo...

.....entre robles melojos.

Perico posa ante la Sierra de Hornilleros.


La bonita Sierra de Hornilleros.

Barranco de Peña Escrita entre las Sierras de Hornilleros y Navalmanzano, la Bañuela al fondo.

A nuestros pies el barranco del arroyo de Peña Escrita.

Duro e incómodo ascenso por un pedregal hasta el collado en el Cerro Bañuela.

Llegando al collado.

Desde el colado iniciamos el último tramo de ascenso a la Bañuela.

Las vistas empiezan a ser sensacionales. El Valle de los Pedroches al fondo.

Últimos metros para llegar a la Bañuela. Fuencaliente al fondo.

Monolito de piedras, la Bañuela es nuestra.

Miguel posa antes de llegar al vértice.

A costado, pero la recompensa es grande, por fin en el vértice geodésico de la Bañuela, punto más elevado de Sierra Morena.

Crestas a las que subimos para conseguir mejores vistas del Valle del Río Valmayor.

Miguel en la cresta con el vértice a sus espaldas.

Distintas alineaciones  que forman Sierra Madrona.

Sierra de Hornilleros.

Valle del Valmayor.

Perico en las cresterías de la Sierra de Navalmanzano.

El grupo participante en ésta ruta en el vértice de la Bañuela.


La Bañuela y Sierra Quintana a la derecha.

Comenzamos a descender....

...hasta el collado....

...por el mismo lugar que subimos.

Nos salimos del sendero para ir descendiendo cerca del arroyo Cambullón, entre jaras y brezos....

...hasta enlazar con el sendero...

....que zizagueando desciende vertiginosamente....

....hasta el camino de Navalmanzano.

De nuevo pasamos bajo Peña Escrita, en la Sierra de Hornilleros.

Y llegamos al punto de inicio, en el paraje de Dehesa.












2 comentarios:

  1. Muy buena Crónica!! Gracias por Compartirla. Pronto subiré a la Bañuela tomando como base estas indicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Dolores, seguro que te gustará.
      Saludos.

      Eliminar