miércoles, 8 de julio de 2015

LAGUNILLOS DE LA VIRGEN , LA ERMITA, MISTERIOSO, CARNERO Y CHORRERAS DEL MOLINILLO (SIERRA NEVADA) 04-07-2015


Preciosa ruta en la que recorremos casi todas las lagunas y lagunillos de la cabecera del río Dílar (solo nos quedo la Laguna de la Mula) y las impresionantes Chorreras del Molinillo.

El valle del río Dílar es excelente, pues atesora numerosas y variadas morfologías glaciares. Situado junto a la puerta de entrada a la alta montaña de Sierra Nevada desde Granada, siempre fue muy visitado, y en especial su laguna estrella, la de las Yeguas, de la que se han conservado deliciosas descripciones y fotos antiguas, antes de que fuera represada.
La cabecera del valle posee abundantes aportaciones y manifestaciones de agua, en forma de nacimientos, borreguiles, lagunas, arroyos y chorreras. Es la respuesta a unas elevadas tasas de precipitación por su privilegiada exposición a los frentes atlánticos, así como al decisivo papel jugado por el retraso en la fusión de sus nieves, acumuladas en extensas umbrías.”
(texto tomado del libro “Lagunas de Sierra Nevada” de Antonio Castillo Martín, así como datos de lagunas y lagunillos descritos a continuación).

Comenzamos esta ruta en el aparcamiento de la zona conocida como los Albergues de la Hoya de la Mora, donde se sitúa en Albergue Universitario, muy cerca de Pradollano y a unos 2.500 metros de altitud.
Tomamos el sendero que hacia el sur sureste en fuerte ascenso va atajando las numerosas curvas de la carretera que sube hasta la Carihuela y el Veleta. Pasamos por el altar y escultura de la Virgen de las Nieves y un poco más adelante llegamos a una bifurcación de carreteras asfaltadas.
Tomamos la de la derecha, que hacia el suroeste se dirige hacia la estación de Borreguiles. Pero en breves metros dejamos el asfalto para continuar hacia el sur por un marcado sendero.
Borreguiles lo dejamos a nuestra derecha, más abajo. Atravesamos una pista y un poco más adelante la tomamos, siempre hacia el sur. Llegamos a un collado en la incipiente Loma de Dílar, pasando de la cabecera del río Monachil a la del Dílar. En una bifurcación de pistas , la de la derecha nos llevaría al observatorio astronómico, pero nosotros seguimos de frente en la misma dirección.

En breves metros llegamos al embalse de las Yeguas, fruto de represar la original laguna. Sin duda es de gran belleza, a pesar de la palpable alteración del entorno por el hombre, pues telesillas y pistas de esquí llegan hasta aquí, amen de la mencionada represación.
Se encuentra a 2.883 metros de altitud , es abierta y permanente. Toma el nombre de la cantidad de équidos que antiguamente pastaban en sus borreguiles. Fue la más visitada por los primeros viajeros, naturalistas y excursionistas. Sin medios de locomoción, ni accesos , las altas cumbres eran atacadas por el antiguo camino de los Neveros, que ascendía hasta las chozas de Prado Llano y el ventisquero de Cauchiles, cerca ya del Picacho (el Veleta) y esta laguna.
En su cabecera se forman extensos neveros, y entre ellos un alargado ventisquero que aguantaba todo el verano. Estratégicamente situada, fue el lugar predilecto de inicio, punto de avituallamiento o campo base para la realización de excursiones. En 1963 se levanto un refugio en sus orillas, desmantelado en 1976, coincidiendo con las obras de represamiento de la laguna para asegurar el abastecimiento de la estación de esquí .De esta forma se alteró su belleza original, si bien la superficie, profundidad y volumen del agua aumentaron.
Esta actuación antrópica, frecuente en lagos de otras montañas del mundo, fue afortunadamente la única llevada a cabo aquí. Recibe aportaciones superficiales de dos de los cinco lagunillos de la Virgen, así como de nacimientos propios. La cuantía de sus recursos, procedentes de una extensa cuenca vertiente, asegura casi siempre el llenado hasta el aliviadero a principios del verano. A máximo nivel presenta una superficie de 32.000 m2, con un almacenamiento de 350.000 m3.

Seguimos por el sendero que hacia el sur parte desde el Embalse de las Yeguas hasta el primero de los Lagunillos de la Virgen, paraje de incomparable belleza.
Con el genérico nombre de lagunillos del Dílar y de la Virgen después, se designó siempre al conjunto de láminas de agua situadas en los alrededores de la Laguna de las Yeguas. De los cinco, cuatro son abiertos, con emisario y practicamente permanentes , y otro es cerrado y temporal. El lagunillo más alto es el de mayor entidad, razón por el que se le conoce como Grande de la Virgen. En la margen izquierda del lagunillo principal permanece, hasta bien entrado el verano, un alargado nevero, que se adentra en el agua, cortando el paso de la vereda que va al refugio de Elorrieta. En tiempos pasados, este mismo nevero llegaba hasta la laguna de las Yeguas, con una longitud de casi 1 kilómetro, y era utilizado en competiciones de esquí que se celebraban allí el primer domingo de agosto, en honor a la Virgen de las Nieves.
El nombre de la Virgen proviene del sucedido a Beneficiado de Válor y su criado el 5 de agosto de 1.717 en los tajos cimeros de esta laguna. Sorprendidos por una horrible tormenta se vieron perdidos y acurrucados en un pequeño abrigo se prepararon para una muerte cristiana, encomendándose a la titular del día, la Virgen de las Nieves. Inmediatamente, se abrieron las nubes con extraordinaria luminosidad y cesaron rayos y truenos; desde entonces, esos tajos tomaron el nombre de la Virgen. Luis de Rute en 1.888 se refiere a estos lagunillos de la Virgen, nombre que han mantenido hasta nuestros días.

Hacia el suroeste y oeste después recorremos todos estos lagunillos y en ligero descenso por una vereda que no es difícil de seguir llegamos a los cercanos Lagunillos de la Ermita. Todos estos lagunillos (los de la Virgen y Ermita) se encuentran entre los 2.950 y los 2.770 metros de altitud.
Los lagunillos de la Ermita ,por su proximidad a los de la Virgen han sido habitualmente englobados bajo la misma denominación, o a los más diferenciados como lagunillos bajos de la Virgen.
De los cuatro lagunillos de la Ermita, tres están conectados en escalera por un mismo flujo de aguas, por lo que es fácil identificarlos como alto, medio y bajo, mientras que el cuarto es realmente una charca, que drena en sentido opuesto.
Según reseñas históricas el topónimo viene de la construcción de la primera ermita en honor a la Virgen de las Nieves en el siglo XVIII por estos parajes, quedando arruinada por el viento furibundo y las grandes nevadas.

Seguimos la vereda hacia el noroeste primero ,oeste después para llegar al escondido y bellísimo lagunillo Misterioso, quizás a ello deba su nombre. actual. Por que con este topónimo hay mucha controversia, también es llamada laguna del Cartujo, por encontrase bajo este pico y al este de la arista homónima.
Se encuentra a 2.684 metros de altitud, es abierta y permanente. Brota en el contacto de una gran masa de cascajares y derrubios y una plataforma rocosa pulimentada por los hielos. Se alimenta de un caudaloso nacimiento, cuyas aguas de fusión están extremadamente frías. A penas alcanzan los 3ºC , lo que le confiere el galardón de ser la laguna de aguas más frías de Sierra Nevada. Da lugar a un excelente arroyo permanente que se precipita al río Dílar por las conocidas Chorreras del Molinillo.

Seguimos el arroyo aguas abajo hacia el norte, noroeste hasta que vemos unos hitos de piedras que marcan una dirección oeste, alejándose del arroyo. Seguimos los hitos, que nos llevan por una vereda casi imperceptible en casi todo el tramo hasta la cara oeste de la arista del Cartujo donde se sitúa la laguna del Carnero. Si hubiésemos seguido el arroyo aguas abajo hubiéramos llegado a las Chorreras del Molinillo.
Esta laguna se alimenta de los cascajares de la cara occidental de la arista del Cartujo, que por su orientación solana presenta un deshielo relativamente adelantado. Está sometida a intensos procesos de colmatación, por lo que deriva a cierta velocidad hacia un chancal. Las aguas son cada vez más someras, compartimentadas en charcas por el progresivo crecimiento de los borreguiles de las orillas.

Seguimos más o menos por el arroyo emisario de la laguna del Carnero hacia el norte, noreste hasta situarnos en la parte alta de las Chorreras del Molinillo. Hay que extremar la precaución en este lugar, hay que cruzar cursos de agua y una caída podría resultar fatal. Pero situarse donde las aguas se precipitan en estas impresionantes Chorreras es un espectáculo digno de ver, aunque como he dicho con mucha cautela.
Descendemos por la parte derecha de las Chorreras hasta llegar a su base. Descenso muy vertiginoso, de piedra suelta, donde es fácil resbalar, teniendo que buscar pasos más cómodos y evitar pequeños cortados. Por lo que recomiendo alejarse en un principio de las Chorreras hacia el este y buscar un descenso mucho más cómodo.
Las Chorreras del Molinillo es otro de los lugares mágicos de Sierra Nevada, su belleza en el deshielo o verla helada en pleno invierno no tiene parangón. Se trata de una cascada de mas de 100 metros con forma de tridente, donde tres torrentes procedentes del desagüe de los Lagunillos Misterioso y del Carnero se unen mientras se desploman sobre el Río Dílar.

Cruzamos el Río Dílar, (tarea que se puede complicar con el río crecido en pleno deshielo) y tomamos un sendero que en fuerte ascenso hacia el Este, NE, sobre el barranco del río y más o menos paralelo al mismo nos lleva hasta un camino. Seguimos el mismo al NO unos metros hasta que campo a través atajamos hacia una pista al NE . Seguimos la misma al Norte y que nos llevaría a la Estación de Borreguiles, pero nosotros vamos tomando senderos para ir lo más directos posible hasta la Hoya de la Mora, siguiendo una dirección más o menos Norte.









Comenzamos la ruta el los Albergues de la Hoya de la Mora....

...bajo los Peñones de San Francisco.

El viejo observatorio astronómico a contraluz.

La Virgen de las Nieves con el Picacho o Veleta de fondo.

Prado Llano y el barranco de Monachil.

Estación de Borreguiles con la estación radioastronómica IRAM-IGN de fondo.

Telesillas, pistas de esquí y los Tajos de la Virgen de fondo.

Juan Antonio se estrena en la alta montaña de Sierra Nevada.

Los Tajos de la Virgen.


Vacunos pastando en los frescos borreguiles con el Trevenque de fondo.

Miguel llegando a la Laguna de las Yeguas.

Laguna embalse de las Yeguas.

Tomamos el sendero que nos lleva a los lagunillos de la Virgen...

...mientras nos despedimos de esta bella lámina de agua , por desgracia alterada por la mano del hombre.

Los bellísimos lagunillos de la Virgen y sus verdes borreguiles.



Lagunillos de la Virgen a los pies de los tajos homónimos.

Algunos ventisqueros resisten estoicamente las altas temperaturas de este mes de julio.


Bellas imágenes estivales alpinas nos sorprenden a cada paso.



Y llegamos a los cercanos lagunillos de la Ermita.

Al fondo la Loma de Dílar.

Bello lagunillo con la arista del Cartujo de fondo.


De estos lagunilloas nace el río Dílar.

Al fondo el Fraile de Capileira.

Nos asomamos sobre el lagunillo Misterioso.



Preciosa laguna de aguas muy frías.


Nos encaminamos hacia la Laguna del Carnero.

El Veleta de fondo.

Laguna del Carnero y arista del Cartujo.

Al fondo la Cuerda de la Dehesa.

Lo que queda de la Laguna del Carnero en franca fase de colmatación.

Cuerda de la Dehesa y verdes borreguiles donde pasta ganado vacuno.

El Cartujo y su arista.

Camino de las Chorreras del Molinillo por el emisario del Carnero.

En la parte alta de las Chorreras del Molinillo...

...donde las aguas provenientes del Misterioso y el Carnero...

...se precipitan al río Dílar  a  través de más de 100 m de caída.

Juan Antonio disfruta de uno de los lugares más espectaculares de Sierra Nevada.

Comenzamos el complicado descenso a la base de las Chorreras.

Valle del Dílar.

En la base de las Chorreras del Molinillo.


Comenzamos a ascender a la Loma de Dílar, antes pasamos junto a esta cascada en el río homónimo.


Dejamos atrás las Chorreras del Molinillo.

El ascenso es fuerte y hay que tomar un respiro.

Y tras unos kilómetros bastante cómodos  nos acercamos al punto de inicio de la ruta.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada