viernes, 25 de marzo de 2016

CASCADAS DE LA CIMBARRA, EL NEGRILLO Y CIMBARRILLO (ALDEAQUEMADA / SIERRA MORENA) 24-03-2016


Corta y sensacional ruta por el fantástico Paraje Natural de la Cimbarra, donde una sucesión de cascadas y charcos formados por el río Guarrizas y el arroyo Martín Pérez configuran un paisaje de gran belleza a escasos kilómetros de Aldeaquemada y del Parque Natural de Despeñaperros.
Sin duda es una gran sorpresa encontrarse este paraje tan accidentado y abrupto en la vieja Sierra Morena , donde el tiempo ha desgastado y suavizado bastante el relieve.

Descripción que hace de esta pequeña zona protegida de tan solo 534 hectáreas de extensión la Ventana del Visitante de los Espacios Naturales de Andalucía:

Se trata de un pintoresco lugar de relieve abrupto donde el encajonamiento del río Guarrizas forma una sucesión de cascadas. La más bella y espectacular es la Cimbarra, nombre con el que los lugareños denominan a los saltos de agua. En ella queda expuesta en la superficie una pared vertical, formada por unos estratos rocosos muy resistentes a la erosión. Esta roca recibe el nombre de cuarcita armoricana y puede ser vista también en otros lugares del Paraje. En ocasiones, es posible observar sobre estas rocas los rastros fósiles de organismos o las espectaculares rizaduras provocadas por el oleaje. Estas huellas desvelan el origen marino de estas rocas 500 millones de años atrás.

Otras cascadas muy conocidas por su singular belleza son las del Cimbarrillo, en el arroyo de Martín Pérez, y la de María Antonia, en el arroyo de la Cimbarrilla.

Además de sus cascadas, este Paraje Natural se caracteriza por presentar una vegetación muy diversa. Abundan los bosquetes de encinas y alcornoques con un espeso matorral mediterráneo. La repoblación con pino piñonero y negral y los densos bosques de ribera proporcionan un aroma agradable al lugar. En sus desfiladeros, entre las grietas, crecen plantas como la doradilla, un tipo de helecho que debe su nombre al color dorado del revés de sus hojas. Esta variedad de paisajes propicia la presencia de interesantes animales, entre los que destacan, depredadores como el zorro o la gineta, aves como el águila real, perdicera o el búho real, y la nutria que habita en los cauces de los ríos.

Este espacio protegido destaca también por su valioso patrimonio cultural, constituido por una veintena de importantes evidencias prehistóricas. Interesantes ejemplos son la Tabla de Pochico, en el cerro de la Cimbarra o los de Monuera y Desesperada. En ellos, se han encontrado valiosísimas muestras de arte rupestre, que han motivado la declaración de estos yacimientos, como Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO. “

Con esta ruta practicamente recorremos de forma íntegra dos pequeños senderos señalizados: el sendero de la Cascada de la Cimbarra y el sendero Arroyo Martín Pérez.

Estacionamos el vehículo en lugar habilitado para tal fin en el Paraje Natural y al que se accede desde Aldeaquemada a través de una pista de tierra en buenas condiciones.
A un lado del aparcamiento se sitúa el panel que da inicio a el sendero de la Cimbarra y el cual seguimos. Poco a poco el sendero se va acercando a la enorme depresión que forma el cauce del río Guarrrizas y llegamos a una bifurcación . El sendero de la derecha desciende hasta la laguna que se forma en la base de la cascada de la Cimbarra , pasando un poco antes por un viejo molino de agua. El trayecto es muy corto pero empinado, es de ida y vuelta, aunque merece mucho la pena observar este paraje desde esa perspectiva.
De nuevo en la bifurcación, el de la izquierda asciende en breves metros al mirador de la Plaza de Armas. La panorámica que obtenemos desde aquí de la Cimbarra es simplemente impresionante. Aunque hay unas barandas de madera hay que tener mucha precaución, pues éstas no abarcan toda la zona de cortados y una caída desde ellos es mortal de necesidad.
Al oeste de la plaza de Armas un sendero nos lleva en escasos metros al mirador del desfiladero, desde donde se obtienen unas impresionantes vistas de éste tramo tan encajonado del río Guarrizas y de la estructura del Paraje conformado por un suave anticlinal desarrollado en cuarcitas.
Volvemos a la Plaza de Armas y en vez de regresar al aparcamiento cerrando el circulo de éste pequeño sendero, descendemos por una trocha por la que es fácil caminar, hacia el este y que en breves metros nos lleva al sendero del Arroyo Martín Pérez a la altura de la cascada del Cimbarrillo.
Este sendero de momento lo seguimos a la derecha , hacia el sur, siguiendo el arroyo aguas abajo. En poco tiempo llegamos a las Juntas, donde el arroyo Martín Pérez tributa sus aguas al Guarrizas. Un poco hacia el norte el sendero termina junto a la orilla del río Guarrizas, pero un cartel nos indica que a escasos metros se encuentra el Negrillo y hacia allí nos dirigimos, aunque el acceso a dicho paraje no es fácil, pues hay que realizar una pequeña trepada y una destrepada.
Pero el fin sin duda en este caso justifica los medios. El negrillo es un gran charco y una pequeña cascada rodeados de un abrupto entorno y una exuberante vegetación de ribera , que conforman un paradisíaco paraje que parece sacado de un cuento de hadas.
Ahora toca regresar , recorriendo de forma íntegra el sendero del Arroyo Martín Pérez, así que de momento desandamos camino hasta el Cimbarrillo, que antes no nos habíamos detenido a visitar.
El Cimbarrillo aunque menos grandiosa que sus hermanas del Guarrizas ,es una cascada que forma el arroyo Martín Pérez en un espectacular paraje y que merece sobradamente una visita.
Seguimos el sendero hacia el norte para en breves metros llegar al área recreativa del Arroyo Martín Pérez y al panel que da inicio a este sendero.
Solo nos resta al llegar a la pista donde se encuentra la entrada al el área recreativa , tomarla a la izquierda, hacia el oeste, para en menos de un kilómetro llegar al aparcamiento del Paraje Natural dando por concluida esta corta ruta que tan buen sabor de boca nos ha dejado.









Panel informativo del Paraje Natural.

Panel informativo del sendero de la Cimbarra.

Nos acercamos a los formidables cortados de este espectacular paraje.

Parte superior de la cascada de la Cimbarra.


Precioso sendero sin duda.

Sendero para descender al charco de la Cimbarra...

...pasando antes por las ruinas de un viejo molino de agua.


Aún se pueden ver las viejas muelas del molino.

Empezamos a ver la cascada.

Sin palabras.

Cuando el río esté pletórico en su caudal el espectáculo debe ser soberbio.

Aitor, Azahara y Silvia ante el charco y la cascada de la Cimbarra.

La familia al completo.

Y regresamos a la bifurcación de senderos.

Desde el mirador de la Plaza de Armas...

...se obtienen unas increíbles vistas de la cascada de la Cimbarra.

Mirador de la Plaza de Armas.




Plaza de Armas.

Mirador del Desfiladero.

Encajonado tramo del río Guarrizas...

...en una fascinante geología.


A este lado de la Plaza de Armas sale una trocha...

...que desciende al Arroyo Martín Pérez.


En el sendero del Arroyo Martín Pérez.


Azahara hipnotizada con las aguas de este bonito arroyo.

Aitor también.


Desfiladero del Guarrizas desde las Juntas.

Aquí termina el sendero...

...y toca trepar.

Aunque a ellos eso les encanta.

Y en breves metros llegamos al fabuloso paraje...

...de el Negrillo.


Una maravilla de la naturaleza.

Regresamos recorriendo íntegramente...

...el sendero del Arroyo Martín Pérez.

Pero el Cimbarrillo es una parada inexcusable.


Soberbio paraje.

Azahara y Aitor disfrutan de lo lindo donde hay agua.

Fuentecilla formada de las filtraciones de este abrigo.


La familia al completo en el Cimbarrillo.


Aitor en la parte superior del Cimbarrillo.

El Cimbarrillo visto desde arriba.



Panel de inicio del sendero del Arroyo Martín Pérez...

...en el área recreativa.

Entrada al área recreativa del Arroyo Martín Pérez.

Valle de Martín Pérez.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada