domingo, 13 de enero de 2013

TRANCO DEL LOBO DESDE LA CASA DEL MOLINILLO (SIERRA DEL POZO) 01-12-2012



Ruta que para mi queda como una imprescindible más en este magnifico espacio natural. La califique de difícil, por que en la subida del Tranco de la Marcolla, el hielo hizo que la misma fuera expuesta y peligrosa. También la nieve dificulto enormemente el caminar por un terreno tan quebrado como el del Tranco del Lobo, donde tuvimos que abortar de llegar a nuestro objetivo final: la famosa cornisa (por miedo a que nos pillara la noche). También en la bajada de la Rajona hay que extremar precauciones, aunque bien señalizada, tiene pasos expuestos, piedras sueltas y mucha pendiente. La ruta la comenzamos en la Casa del Molinillo, junto a las colas de la Bolera. Continuamos aguas arriba del Guadalentín por su margen derecha, siguiendo el GR-247 en su etapa Hornico - C.F. Caballo de Acero y la Cañada del Mesto, hasta llegar al Raso del Peral. Antes de llegar al Raso del Peral, cruzamos el puente de la Cerrá de la Herradura pasando al margen izquierdo del río , pasamos por las ruinas del cortijo de los tontos, del cortijo del Puntal de Ana Maria (según Alpina),donde a nuestra derecha se sitúa el Collado de las Collejas y el Tranco de la Rajona, por donde descenderemos más tarde. Luego llegamos a otras ruinas llamadas por el P.N. Puntal de Ana Maria (¿cuales son las verdaderas?)y a un cortijo en perfecto estado, el Raso del Peral. Hasta aquí nos hemos podido ir asomando a los cortado de nuestra izquierda sobre el Río Guadalentín, auténticos miradores naturales, por eso yo a esta ruta la rebautizaría como la delos miradores. Buscamos un tornajo tras la casa del Raso , donde un senderete medio perdido nos sube a la Lancha del Almicerán, tras pasar por el Calvario antes mencionado por el hielo. Desde aquí hasta la explanada del Maqui y el mirador del Tranco del Lobo, no hay ninguna dificultad, el ascenso es suave y progresivo. Primeramente llegamos al refugio en muy malas condiciones de las Sabinillas, continuamos por el filo de los cortados de la Cuerda de la Marcolla y llegamos al Tranco de Juan Domingo y el Raso de los Torcales donde se sitúan unas antenas. A partir de aquí tomamos un camino que viene desde el Almicerón y llega hasta casi la explanada del Maqui. El mirador del Tranco de Lobo es un lugar excepcional con unas vistas impresionantes y donde los que sufran de vértigo pasarán un mal rato. Despues intentamos llegar a la repisa cresteando los cortados del Tranco, pero lo penoso y sumamente lento, acentuado con la nieve tan espesa en algunos puntos, hizo que desistiéramos , pues el tiempo jugaba en nuestra contra, por lo que a traves de los Torcales del Lobo acortamos para llegar de nuevo al camino. El regreso lo realizamos por el mismo sitio, pero esta vez bajamos por la Rajona, que como he mencionado antes, hay que extremar precauciones.
















































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada