lunes, 13 de mayo de 2013

CORDILLERA DE LOS AGRIOS (P.N. CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS) 11-05-2013


TIPO – CIRCULAR
DISTANCIA – 15, 71 KM

DESNIVEL POSITIVO ACUMULADO – 1.157 M

DESNIVEL NEGATIVO ACUMULADO – 1.157 M
DURACIÓN – 8-9 H
DIFICULTAD – MUY ALTA
ÉPOCA – TODAS EXCEPTO VERANO Y CON HIELO
CARTOGRAFÍA – 949 I  (HUESA), 949 II (ALMICERÁN) 1:25.000 IGN Y SIERRA DE CAZORLA  1:40.000 DE EDITORIAL ALPINA
COMO LLEGAR
Tomando como referencia la localidad de Quesada nos dirigimos al Puerto de Tiscar a unos 9 kilómetros de la misma por la C-323, A-6206. Una vez en dicho puerto continuamos durante medio kilómetro y unos metros después de pasar el km 43, a nuestra izquierda sale una pista, la cual cogemos. Dicha pista se encuentra en  un estado aceptable para transitar con turismo hasta el lugar donde lo estacionamos, un ensanche a unos 700 m  desde el inicio de la misma.
A TENER EN CUENTA
Se trata quizás de la ruta más aérea del Parque, con razón las llaman  las cumbres del abismo. Buena parte de la ruta transcurre por el filo de impresionantes cortados, caminando por afiladas y quebradas rocas calizas, una autentica espina dorsal de lapiaz , donde el avance se hace lento y tortuoso, de ahí su nombre , Los Agrios o el Agreal.
El regreso de esta ruta se hace recorriendo esta espina dorsal , a través de sus tres grandes picos, el Aguilón del Loco o Cerro Villalta (1.945m), el Picón del Guante (1.929 m) y el Rayal (1.831 m) , y aunque no es estrictamente necesario recorrerla por su filo, pues se puede realizar un poco más abajo, sí que es recomendable, extremando las precauciones, pues así disfrutamos de unas panorámicas de ensueño.
Durante la primera parte de la ruta encontraremos varias fuentes, algunas un poco escondidas y abrevaderos, pero en la zona de cumbres no la encontraremos , por lo que deberemos abastecernos suficientemente del liquido elemento.
Es desaconsejable realizar esta ruta en verano, pues la mitad de la ruta la realizaremos sin sombras. Igualmente con heladas y nieve puede resultar muy peligrosa.
RECORRIDO
Comenzamos a caminar por la pista donde estacionamos el vehículo en dirección NE (30s 497317 4182947, 1.161 m) , a los pocos metros sale a nuestra izquierda el carril que pasa por la antigua casa forestal del Garbanzal y que lleva a Collado Zamora, pero eso será otra ruta; continuamos por la pista pudiendo acortar dos amplias curvas de la misma por unos senderetes , pasando junto a un almendral y así de camino evitamos pasar junto a unas colmenas. Llegamos a una puerta que corta la pista (30s 497964 4183058 1.226 m), pero que no está cerrada con candado y podemos abrir.  Hasta ahora hemos caminando  por un terreno desarbolado y teniendo continuas vistas a la cara Oeste del Rayal,  el llamado Pecho de las Ardillas, lugar por el que descenderemos para cerrar esta ruta.
Empezamos a pasar bajo los impresionantes cortados de la cara NO del Rayal  y sobre los del barranco del Garbanzal, pudiendo ver una roca oradada  a nuestra izquierda hasta llegar a una fuente y abrevadero de obra (30s 498256 4183158, 1.261 m). Así casi sin darnos cuenta en suave ascenso llegamos al lugar donde el río Extremera  cruza la pista, denominado el Nacimiento y bajo la Corona del Rayal (30s 499676 4183805, 1.331 m).
A partir de ahora y hasta que coronamos el Aguilón del Loco ,la subida será mucho más acusada, con calor casi agónica. Nos salimos del carril y tomamos lo que parece un jorro unos metros arroyo arriba y señalizado con hitos, en realidad  lo que tomamos es el Cordel del Chorro. Este jorro está muy marcado, aunque muy incomodo por la pendiente, grandes piedras sueltas y su estado de deterioro. Hace ya un buen rato que caminamos por un bonito y frondoso bosque de pino laricio , con algunos ejemplares centenarios. Llegamos al carril que dejamos en el río Extremera ( 30s  500275 4184760, 1.528 m), en realidad por el cordel hemos atajado unos metros del mismo y que siguiendo una dirección más o menos NE llega a Collado Valiente, bonito y bucólico lugar, que bien merece un descanso (30s 500605 4185180, 1.645 m).
Emprendemos la marcha por el carril que traíamos, descendiendo un poco, para a los pocos metros salirnos del mismo a la altura de la fuente de Pedro García (30 s 500921 4185278, 1.630m) Este carril si lo continuáramos nos llevaría a Puerto Lorente. Seguimos el cauce del torrente arriba, que a los pocos metros entronca con un jorro casi perdido que tomamos a la izquierda en una dura subida. Este jorro nos deja en un collado bajo el Aguilón y sobre el Viso de la Nava (30s 501177 4185789, 1.853 m), pasando antes por una fuente con tornajos hechos con bidones metálicos (una pena que se pierdan los tradicionales de madera por estos otros que afean bastante). Es recomendable asomarse al espolón que queda al Oeste, pues las vistas son fantásticas, un autentico mirador natural (30s 501100 4185841, 1.841 m).
Nos quedan pocos metros para la cima del Aguilón , para lo cual atravesamos dirección Norte un bosquete de laricios primero y una pedrera después en busca de una grieta en la pared rocosa que nos da acceso a la misma (30s 501404 4185833, 1.929 m).
Como si lo que llevamos hasta ahora hubiese sido tan solo un paseo y tras recrearnos largamente de las mayestáticas panorámicas de la increíble atalaya que es el Aguión del Loco (30S 501375 4185770, 1.945 m),( al Norte buena parte del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas; al Este Quesada, Sierra Mágina, el valle del Guadalquivir, la Loma; al Oeste las cuerdas de Cagasebo, el Cabañas y las altas cumbres de la Cabrilla y Castril y al Sur las hoyas de Baza, Guadix, sierras de Baza, María y Sierra Nevada.),  nos toca penar o disfrutar de lo lindo, según cada uno. Toca recorrer las afiladas crestas de la cuerda, lacerantes cuchillares de lapiaz que no tiene pérdida posible. No existe camino, ni sendero, pudiendo optar por ir por el mismo filo de los abismos o un poco más abajo por la ladera Este de la cuerda. Desde el Aguilón bajamos a la Navilla Baja (30s 501079 4184970, 1.802 m), bonito lugar a la sombra del Picón del Guante, para emprender una dura subida a la Navilla Alta primero (30s 500809 4184580, 1.910 m) y el Picón del Guante después (30s 500637 4184269, 1.929 m), teniendo entre ambos un paso delicado, donde hay que hacer equilibrios, aunque como comentamos antes, siempre tenemos la opción de hacerlo más abajo, con el inconveniente de acumular más metros de bajada y subida. Esta zona es posiblemente la más espectacular de toda la ruta.
 Descendemos a las Torcas (30s 499990 418 3217, 1.695 m), único lugar de todo el cresteo con un frondoso bosque de laricios y comenzamos a ascender por la cara Norte del vértice del Rayal , para acceder al mismo por su flanco Oeste tras buscar un paso entre las rocas. El Rayal (30s 499304 4183129, 1.831 m), es el único de los picos con vértice geodésico y sus vistas desde luego son apoteósicas y sus cortados por la cara Norte los más altos de la ruta, en cuyas paredes se sitúa una colonia de buitre leonado, los cuales tendremos la oportunidad de verlos de cerca.
 El descenso lo realizamos por el llamado Pecho de las Ardillas en una vertiginosa bajada, teniendo como referencia los almendros y la puerta por la que pasamos al inicio del recorrido, para evitar saltar la alambrada. Una vez en la pista solo nos resta regresar por el mismo lugar.
Si hemos ido en silencio, con un poco de suerte podemos ver todos los grandes ungulados representados en el Parque, amén del reintroducido quebrantahuesos y otras grandes rapaces.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4463527







Inicio de la ruta, el Torreón de Don Enrique se sitúa tras este cerrete.

Barranco del Garbanzal.

Aún caminábamos de forma cómoda.


El Rayal sobre nosotros, parece mentira que en unas horas  caminamos por su cima.


Collado Valiente.

En el mirador natural sobre el Viso de la Nava.

Desde este mirador ya divisamos parte del cresteo que nos espera.

El Vitar y Quesada.

El Gilillo y las Villas detrás.

Collado Serbal, Filo Machero y el valle del Guadalquivir.

Ya nos queda poco para coronar el más alto de los Agrios, el Aguilón del Loco o Cerro Villalta.

Jose Andres posando ante los Agrios.

El mirador donde estuvimos hace un rato y Quesada desde el Aguilón.

Sierra Nevada.


El Aguilón va quedando atrás y vamos a por el Picón del Guante.

La aspereza del trayecto es evidente.

Los abismos son de vértigo.

Como se aprecia en la foto, no es necesario ir por el mismo filo.

La Navilla Baja y el dificultoso ascenso al Picón del Guante.


La palabra cresta no puede ser más apropiada.

Arroyo de la Cañada de Tíscar y de las Fuentes.

Un paso delicado.


La cima del Picón , verticalidad pura en su cara NO....

....y la cara SE , tampoco es llana precisamente.

Una vista atrás del cresteo que llevamos...

...y de lo que nos queda, que no es precisamente amable.


Las caídas son espectaculares.

Una especie de tobogán pétreo.....

...por el que descendimos parte de la expedición, pero que no era realmente necesario hacerlo por ahí.

El "tobogán" visto desde otra perspectiva.

El Picón del Guante queda atrás y a por el último, el Rayal.

El Rayal, el de menor altitud de los tres, pero el de cortados más impresionantes.

El Picón del Guante.

Ya muy próximos al Rayal.


Buitreras del Rayal, el Picón y el Aguilón.


Vértice geodésico del Rayal.

La temible bajada por el Pecho de las Ardillas y el lugar donde estacionamos los vehículos.


Una vista al Sur, el Santuario de Tíscar y Sierra Nevada de fondo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada