miércoles, 29 de mayo de 2013

TRANCO DEL LOBO DESDE LA TRINCHERA (SIERRA DEL POZO) 25-05-2013



Teniendo como referencia el poblado de Vadillo Castril, tomamos la carretera sin asfaltar JF-7091, durante 12 km ,llegamos a los cortijos de la Nava de San Pedro,( lugar donde se sitúan dos restaurantes, alojamientos rurales y el centro de cría para la reintroducción del quebrantahuesos); durante otro kilómetro más , llegamos a la conocida como la trinchera, lugar donde la carretera pasa por un estrecho de roca y en donde podemos estacionar el vehículo en un ensanche. La finalidad de esta ruta es atravesar la impresionante cornisa del Tranco del Lobo, pero esta ruta desde que la iniciamos y hasta el final es un cúmulo de sensaciones, grandes y espectaculares panorámicas por uno de los rincones más bellos de estas sierras, amén de la riqueza botánica del mismo (encinares, pinares centenarios de laricio, acerales, quejigales, enebrales….) y tesoros etnográficos en forma de viejos senderos, cortijos , oficios perdidos como el resiego y las pegueras. Agua solo encontraremos en esta ruta en la Nava de San Pedro y en el cortijo de Poyo Tribaldo, al principio de la ruta, por lo que debemos abastecernos de forma adecuada según la época del año en que la realicemos. En la cornisa hay que extremar las precauciones, pues es muy estrecha y muchos los metros de caída libre y abstenerse de realizarla con hielo o nieve. RECORRIDO Partiendo de la Trinchera, para descender al Vado de las Carretas tenemos dos opciones; una es seguir por la carretera y tomar la pista que sale a la derecha, opción más larga y tediosa o tomar un sendero que sale justo donde estacionamos el vehículo y que al principio cuesta ver . Este sendero desciende hacia el Sur por la Asperilla entre un denso encinar con algún enebro disperso. Poco a poco este sendero va tomando más entidad transformándose en un carril. En una curva a la izquierda , lo abandonamos y seguimos rectos , para en poco tiempo salir a la pista antes mencionada . Seguimos por ella , paralelos a un arroyo hasta el Vado de las Carretas, obviando un camino que sale a la izquierda . Una vez en el Vado de las Carretas, lugar idílico, con una nava preciosa con el barranco del Guadalentín , la Loma del Caballo de Poyo Manquillo y el Tranco del Lobo como telón de fondo, tenemos la opción de vadear el río Guadalentín por la pista, o buscar una especie de puente hecho con dos troncos y unos tablones unos metros río arriba. Una vez vadeado el río seguimos por la pista rodeados de cerecinos , arboles ribereños, encinas , pinos negrales y tras superar un breve repecho llegamos a una zona sensiblemente llana. A nuestra izquierda vemos las ruinas de un gran cortijo, el de Poyo de Tribaldo, al cual nos dirigimos . Este cortijo tiene una parte habilitada y una fuente; las vistas sobre el Vado de las Carretas y el conjunto montañoso que lo rodean son de postal. Al Sur del cortijo , subiendo a lo que parece una vieja era o huertos , sale un sendero , en un principio poco marcado y después bastante visible y muy bien jalonado con hitos de piedras. Empezamos a entrar en los dominios del pino laricio o salgareño. Este sendero con obra de mampostería en algunas zonas , asciende de forma muy pausada y cómoda , regalándonos unas increíbles vistas del valle del Guadalentín, la Sierra de Pozo, de la desembocadura del río Gualay a través de la cerrada de la Canaliega y de los diversos cortijos en el valle, algunos de ellos al filo de cortados de vértigo y situados en la Cañada del Mesto, por donde discurre el GR-247 ( por el cual hemos transitado durante breves metros, entre el Vado de las Carretas y el Cortijo de Poyo de Tribaldo y que volveremos a utilizar casi al final de esta ruta). Llegamos , tras un rato de cómodo caminar, a una bifurcación de senderos y un espolón rocoso a nuestra derecha, un excelente mirador al que asomarse. Tomamos el sendero de la izquierda, que asciende en fuerte rampa y seguimos en dirección Sur. Tras una amplia curva que nos encara al Norte , pasar entre enormes ejemplares de pino laricio y otra curva que nos devuelve al Sur, llegamos a un cruce de senderos , y tomamos el de la derecha, de menor entidad y sin jalonar, para en breve salir a un carril que tomamos a la derecha . Este carril, poco a poco va estando más marcado hasta convertirse en pista, dejando a nuestra izquierda ( sin llegar a ellas) unas antenas. Estamos en la Cuerda de la Marcolla y la pista va girando hacia el SE, dejando a nuestra izquierda un carril que llega a las antenas aludidas anteriormente . Estamos en una zona sensiblemente llana, con pinos adehesados y abundancia de sabinas y enebros, con una magnificas vistas del embalse de la Bolera y el enebral del Almicerán al Sur y hacia el Este vemos la Sierra de Castril con sus grandes picos, Tornajuelo, Tejos y Buitre con 2.021 m. Seguimos por la pista hacia el Sur y tras una cerrada curva, tomamos un sendero a la izquierda , al principio cuesta verlo y luego más parece el lecho de un arroyo, pero que es fácil de seguir, hasta llegar a una zona más llana y despejada y en la que vemos al Este la Cañada del Postero, a la cual nos dirigimos abandonado el sendero y transitando por senderetes de animales o campo a través sin grandes complicaciones . En breve llegamos a la Cañada, teniendo como referencia un grupo de grandes pinos, entre los que se encuentra el de la Artesilla , soberbio ejemplar de laricio, que precisa del abrazo de al menos 5 personas para rodear la base de su tronco. Ahora toca un duro repecho por un sendero que transcurre todo el tiempo por el lecho del arroyo del Postero, pasando por varios grupos de excelentes laricios, en dirección NE. Al final de la Cañada y junto al Picón del Grajo, empezamos a ir girando , ya sin sendero, al NO , por una zona sensiblemente llana y llena de dolinas hasta llegar a una charca junto a un roto en el vallado y una pista . Tomamos la pista a la derecha, para en breves metros obviar un carril que sale a la izquierda y que lleva al mirador del maqui . Seguimos por la pista hacia el NE, en suave ascenso, hasta que esta, tras una curva empieza a descender, lugar en el cual nos salimos de la misma , a la izquierda y campo a través hacia el Norte vamos en busca del filo de los cortados del Tranco del Lobo. Llegamos a lugar abierto entre rocas y que es un magnifico mirador . Hacia el Este seguimos el mejor lugar para caminar , cerca del filo de los cortados en busca del inicio del sendero que se introduce en la cornisa del Tranco del Lobo , increíble y vertiginoso lugar por donde anduvieron los últimos emboscados de la postguerra de estas sierra, combatiendo y esperando una ayuda internacional que nunca llego contra el régimen fascista. Desde luego la cornisa, es un lugar emblemático, único y mágico, con unas vistas impagables del barranco del Guadalentín y todas las montañas que lo rodean, destacando la Sierra de la Cabrilla y sus Poyos de la Carilarga, pero indudablemente muy peligroso donde hay que extremar precauciones. Tras unos cuantos metros de cornisa llegamos a la cueva y el impresionante arco de piedra. Ahora toca el descenso vertiginoso hasta el río Guadalentín, para lo cual desde la cueva tomamos una especie de sendero, a veces campo a través, que hacia el Norte , entre un tupido bosque de pinos laricios, arces y quejigos nos deja en su lecho. Este descenso aunque muy empinado, no es excesivamente complicado por la amortiguación que ofrece el blando suelo del bosque. Una vez en el río, buscamos la mejor manera de vadearlo, aunque normalmente no ofrece ninguna complicación, y tomamos a la izquierda la pista que hay al otro lado . Esta pista transcurre todo el tiempo junto al cauce del río y lo vadea en un par de ocasiones, pudiendo tomar un sendero que evita estos vados. En una pequeña explanada junto a la pista a la derecha , podemos salirnos de la misma y siguiendo la cañada para subir hasta la trinchera para evitar tener que hacerlo por la pista, entrando en la misma y tomándola a la izquierda, para salinos a la derecha en breves metros y realizar los últimos metros por el sendero por el que iniciamos la ruta. Otra opción , más cómoda, pero más larga , es seguir la pista del Guadalentín hasta el vado de las Carretas y desde aquí hasta la trinchera también por pista.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4547023







Comenzamos a caminar desde la Trinchera, a 1km de la Nava de San Pedro.

Y nos introducimos en un denso encinar.

Llegamos al bonito Vado de las Carretas.

Buscamos este "puente" para vadear el Guadalentín.

Pasamos cerca de donde arranca la senda de pescadores del Guadalentín.

Conforme ganamos algo de altura tenemos vistas al Poyo Manquillo.


Y llegamos al cortijo del Poyo de Tribaldo.


Fuente en el cortijo del Poyo de Tribaldo y el Tranco del Lobo de fondo.

Vado de las Carretas.

Nos introducimos en un cómodo y bello sendero.

La  Cerrada de la Canaliega, donde el Gualay tributa al Guadalentín.

Cortijo de la Paulera.

Y de nuevo nos introducimos en un denso encinar.

Miguel disfrutando de un mirador natural en el camino.

Las vistas de la Sierra del Pozo y el valle del Guadalentín son espectaculares.

La Cañada del Mesto, por donde discurre el GR-247.

La cuerda del Cabañas.

Precioso sendero con obra de mampostería.

La pendiente se empieza a endurecer.

Y llegamos a una zona con grandes pinos salgareños, cerca de la Cuerda de la Marcolla.





En la cuerda de la Marcolla.

Empezamos a tener vistas del Embalse de la Bolera.

Y del enebral del Almicerán.

Introduciéndonos en la Cañada del Postero llegamos al magnifico pino de la Artesilla.

De verdad nos sentimos insignificantes al lado de este coloso.

El la subida por la Cañada del Postero nos encontramos bastantes  grandes  ejemplares de laricio.

Llegamos a la charca donde tomamos la pista.

EL Buitre (2.021 m), en la Sierra de Castril.


Ya en los cortados del Tranco del Lobo, pasamos por este mirador.



Y desde el mirador nos dirigimos a la cornisa.

Y por fin llegamos a la ansiada cornisa.

Verdaderamente es espectacular y sobrecogedora.

Los que tengan vértigo , pasaran un mal rato.


Las vistas sobre el valle del Guadalentín, la Nava de San Pedro y el Vado de las Carretas son espectaculares.



Silvia y Rafa posando con la Sierra de la Cabrilla de fondo.

Y el final de la cornisa no puede ser menos sorprendente, la cueva y el arco de roca.


La bajada es vertiginosa , pero entre bellos bosques de pinos, arces y quejigos.....

....con impresionantes vistas de los Poyos de la Carilarga y la Sierra de la Cabrilla, con sus grandes picos, el Empanadas y el Alto de la Cabrilla.

Bajada entre arces y pinos laricios.

 
Y ya en el río echamos la vista atrás para ver la cornisa , la cueva.....

....y toda la linea de cortados del Tranco del Lobo.

Empezamos a subir el último tramo hasta la Trinchera , para despedir esta ruta.

Tomándonos unas cervecitas en la Nava de San Pedro, vislumbramos en la lejanía este increíble Tranco del Lobo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada