domingo, 20 de noviembre de 2016

CIRCULAR HUÉTOR SANTILLÁN, CERRO DE LA CRUZ, LOS BOLONES, C.F. PEÑONCILLOS, CUEVA DE LOS MÁRMOLES, RÍO DARRO (SIERRA DE HUÉTOR) 19-11-2016


Preciosa ruta otoñal por el río Darro y que se desarrolla en el interior del Parque Natural de la Sierra de Huétor. Además disfrutamos de magníficas panorámicas desde el Cerro de la Cruz o Cruz de Huétor y en el sendero señalizado de la Cañada del Sereno.



Más información sobre el río Darro:









Comenzamos el recorrido en la localidad de Huétor Santillán, a escasos kilómetros de la capital Granadina. Estacionamos los vehículos en la urbanización Molino Alto, al otro lado de la autovía A-92 (una calle pasa bajo un víaducto de ésta) y cerca de unas instalaciones deportivas.



Aquí comienza un sendero balizado que nos lleva en acusado ascenso hacia el Noreste hasta la cima de la Cruz de Huétor (1.368 m) o Cerro de la Cruz tras algo menos de 2 kilómetros de caminata. Pero antes pasamos por un magnífico mirador sobre Huétor Santillán, el mirador de Cruz Baja y por un collado donde hay una bifurcación de senderos y un carril. A ese collado hay que regresar de nuevo tras coronar el Cerro.



Una vez en el collado, tomamos un precioso sendero en un terreno de arenales dolomíticos cubierto de pinar hacia el Norte, por la ladera occidental del Cerro de la Cruz. El sendero se convierte en pista y atraviesa la Dehesa de Bolones. Nos desviamos unos metros a visitar la magnífica Casa Forestal de Bolones. El carril por el que vamos termina en una pista forestal de mayor entidad a escasos metros de la Casa Forestal de los Peñoncillos.



Pasamos por la puerta de la Casa Forestal de los Peñóncillos y solo unos metros al Este de ésta arranca el sendero balizado de la Cañada del Sereno, el cual vamos a seguir durante algunos kilómetros.



Descripción que hace de éste sendero el folleto publicado del mismo por el Parque Natural:



Entre pinos, encinas y vegetación de ribera discurre este sendero por una de las arterias directas al corazón del Parque Natural Sierra de Huétor. La base caliza del terreno esconde aguas subterráneas que afloran en manantiales y fuentes, mientras en la superficie las rocas son modeladas por los efectos de una erosión extrema. Aunque duras, las condiciones metereológicas no impidieron la explotación de los recursos de estas sierras, cuyos restos encontraremos a lo largo del trayecto.



Nuestro sendero comienza muy cerca de la casa forestal los Peñoncillos. Antes de llegar a ella cogeremos una pequeña senda que a modo de arteria nos llevará directamente al corazón del Parque Natural Sierra de Huétor. Nos encontramos inmersos en un fantástico pinar de repoblación donde destaca el pino resinero, animado con el canto frecuente de mirlos, petirrojos y mosquiteros. Y entre pinos y pinos, nos adentramos en una zona denominada El Jardín, en la que el pinar se abre y cede terreno a las encinas mientras a ras de suelo se entremezclan tomillos, romeros, jaras, mejorana y enebro.


Poco después de la loma de los Corrales, surgirán, próximas al camino, unas viejas construcciones ganaderas, desde las que continuaremos a media ladera del cerro del mismo nombre hasta el mirador de la Zarraca , donde espectaculares vistas de Sierra Nevada nos esperan.


Desde el mirador, seguiremos dirección norte atravesando nuevos barrancos, hasta conectar con la pista forestal de Polvorite. Descenderemos por una zona de umbría en la que predomina la roca caliza.
 
Es en estas zonas donde crecen verdaderas joyas botánicas, equiparables a los valores paisajísticos de la umbría observables desde esta pista, con gran densidad de pinares de un verde intenso.


Nuestro camino discurre envuelto entre pinos negros, laricios y silvestres hasta llegar junto a la base del Cerro del Púlpito , una mole de roca caliza a modo de pirámide de 1.426 metros de altura, que comparte grandeza con el Cerro de Garay, a la derecha, y con el Calar de los Mármoles, a nuestra izquierda.



Rodeamos el Púlpito y continuamos bajando hacia la Fuente de la Teja rodeados bajo un manto de pinos resineros, encinas y quejigos, y acompañados de madreselvas, ruscos y majuelos. La presencia de agua, además de acompañarnos con su música, acentúa la gran biodiversidad de este parque natural.



Después de un merecido descanso, descendemos por la pista acompañados por especies adaptadas a este entorno de ribera como alisos, sauces, álamos, juncos; o las zarzas e hiedras que se enredan y trepan. Y así, llegamos hasta el mirador Las Veguillas, lugar desde el que podremos contemplar el barranco del Darro.


Siguiendo por el camino y dejando atrás este cauce, la pista nos lleva a donde empezamos, listos para conocer otros senderos e instalaciones de este parque natural.”



Nosotros no recorrimos íntegramente éste sendero. Poco después de pasar el Mirador de la Zarraca llegamos al Mirador de los Mármoles. Allí nos salimos del sendero balizado para tomar otro de mucha menor entidad hacia el Oeste y que lleva directamente a la curiosa Cueva de los Mámoles. Poco antes de llegar a la Cueva hay una bifurcación de senderos donde tendremos que regresar tras su visita.



En la bifurcación de senderos tomamos a hora el que desciende hacia el Oeste al barranco del Polvorite y la Fuente de la Teja, retomando de nuevo el sendero de la Cañada del Sereno. Al llegar a la zona de las Veguillas de nuevo abandonamos el sendero balizado para seguir junto al cauce del río Darro.



Ahora restan unos 4 sensacionales kilómetros descendiendo junto al río Darro, primero por un sendero que vadea su lecho en varias ocasiones (algo complicado en épocas de fuertes lluvias) y más tarde por un carril que terminara por la acequia del Darro en el lugar donde estacionamos los vehículos, pasando antes por el espectacular paraje del Nacimiento o Fuente Grande (uno de los dos nacimientos del Río Darro. El otro sería la Fuente de la Teja).










Nada más comenzar nuestra caminata vemos un precioso amanecer tras las cumbres de Sierra Nevada.

Fuente Cueva del Señor.

Cerro de la Cruz de Huétor.

Y el río Darro, por donde regresaremos.

Sierra Nevada desde el mirador de Cruz Baja...


...y Huétor Santillán.

Alcazaba y Mulhacén.

Mirador de Cruz Baja.

Juan Antonio encara el último tramo de ascenso....

...a la Cruz de Huétor.

Cerro de Casa Fuerte y Pico de Retamar desde el Cerro de la Cruz.



Por la senda que nos lleva a Bolones.


El Majalijar al fondo.

Fuente de Bolones.

Pozo cerca de...

...la vieja Casa Forestal de Bolones.

Vistas del pulmón verde que es la Sierra de Huétor...

...desde la Casa Forestal de Bolones.

En pocos metros llegamos a otra casa forestal, ésta en uso. La de los Peñoncillos.

Cerca de la Casa Forestal de los Peñoncillos arranca el sendero de la Cañada del Sereno.

Ruinas de Los Corrales.

Durante el primer tramo de recorrido de éste sendero balizado obtenemos grandes panorámicas de gran parte de éste Parque Natural y de las níveas cumbres de Sierra Nevada.

El Picacho o Veleta.

Valle del Darro y Cerro del Maullo.

Vistas desde el Mirador de la Zarraca.



Inmenso bosque de Huétor.

Impresionante sendero el de la Cañada del Sereno.

Desde el Mirador de los Mármoles ya vemos la cueva homónima, hacia a donde nos dirigimos tomando otro sendero.

La bonita Cueva de los Mármoles.


Descendemos al Barranco del Polvorite...

...y llegamos a la Fuente de la Teja, uno de los manantiales que da origen al Río Darro.

Las imágenes otoñales de éste rincón son de una belleza sublime.

Pedro deleitándose con éstas estampas.


La otra fuente que está cerca de la de la Teja.




Zona de las Veguillas.

Precioso camino junto al Darro.



El sendero atraviesa una zona encañonada, teniendo que vadear el arroyo en varias ocasiones.

Ésto puede suponer un problema cuando al ahora seco lecho lleve bastante agua.



Recorriendo el curso del Darro.

Llegamos al paraje de El Nacimiento.


Cerro del Maullo.

El Nacimiento o Fuente Grande.



Pequeña cascada en el Nacimiento.

Desde aquí seguimos ahora por pista, acompañando al Río Darro y a cierta altura sobre él.

Trincheras y nidos de ametralladoras del Cerro del Maullo.

Las choperas del Río Darro visten un colorido espectacular.





Éste tramo de ruta nos regala unas imágenes preciosas.




Nos salimos de la pista para tomar el sendero...

...de la Acequia del Darro.


Acequia del Darro.

Balsa de riego a escasos metros de concluir la ruta.

Cruz de Víznar.

El Veleta desde el lugar donde estacionamos los vehículos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada