sábado, 7 de diciembre de 2013

CERRO DE LA CUEVA DEL PUNTAL Y CALAREJO DE LOS VILLARES 06-12-2013


Ruta que debemos a pacoubeda , publicada en el foro TurismoEnCazorla.com y que nuestro compañero Jose Andres (que en ésta ocasión no pudo acompañarnos)nos mostró. Es de agradecer que pacoubeda sugiriera otra alternativa para subir al Calarejo por el canuto, y desde aquí decirle que estaba en lo cierto, que esa subida, aunque no fácil , al menos no era tan peligrosa. Esta ruta aunque tiene su punto de partida común a la más masificada del Parque Natural de Cazorla ,Segura y Las Villas, es bastante desconocida y solitaria, cercana y a la vez lejos de la atroz vorágine turística sin sentido. Ruta muy visual y panorámica, donde hay que extremar precauciones , pues tiene pasos complicados e incluso peligrosos. Comenzamos a caminar desde la archiconocida ruta del Borosa en dirección a la Loma de María Ángela por el GR-7, GR-247 al NO. Atravesamos dicha aldea siguiendo los GR, para en breve salirnos al NE siguiendo senderetes de ganado sin demasiada complicación hasta la cercana aldea abandonada de el Olivico. Tras recorrer sus callejas y su era ,hipotetizando sobre la vida y avatares de las gentes que aquí moraron en un pasado no muy lejano, tomamos el carril que pasa un poco más arriba en dirección Norte. Este carril nos lleva a la antenas de TV de Coto Ríos en el Cerro Cueva del Puntal, tras algunos zigzagueos y fuertes rampas. Tras descansar un rato en este prodigioso mirador sobre el poblado de Coto Ríos, proseguimos la marcha por el cortafuegos hacia el SE, siguiendo un senderete, esquivando algunos espolones rocosos y pasando por el Collado de la Cueva, la Atalaya, los Collados, Morro del Collado la Molera, Collado Potra y Collado Rabilargo (todos ellos topónimos según Alpina). Un poco después de pasar éste último collado y antes de que acabe el cortafuegos en el impresionante contrafuerte del Calarejo de los Villares nos salimos por senderetes de animales al principio y barranco arriba después, un poco más al Este en busca de un paso entre el paredón pétreo que tenemos casi enfrente (hay que mencionar que en el cortafuegos un poco más arriba de donde nosotros nos salimos se adivinaba un sendero que más pegado a los cortados puede ser que suba al Calarejo de forma más cómoda,?????, en otra ocasión.....). En la entrada del canuto nos encontramos el dilema de si subir por la derecha o por la izquierda; acordándonos de los consejos de pacoubeda tiramos para la izquierda y aunque tenemos que utilizar las manos e incluso un pequeño achuchón ,subimos sin más contratiempos. Seguimos hacia el Sur hasta toparnos con un viejo sendero de herradura muy descarnado que hacia el Este nos lleva en fuerte pendiente a la destrozada caseta de el Calarejo (1.617 m). Que decir de las vistas que tenemos en éste lugar, simplemente majestuosas,mayúsculas, pocos lugares tienen unas panorámicas tan bellas, o simplemente es que yo estoy enamorado de este rincón serrano. Desde aquí podemos divisar pese a su modesta altitud una gran parte de éste Parque y fue el lugar elegido para comer y disfrutar distendidamente de lo que nuestras retinas fijaban en nuestras mentes. Para regresar desandamos el sendero, pasando por el lugar donde asomamos a él hasta que llegamos a un collado. Ahora toca un empinadísimo descenso por el mismo sendero que traemos, pero muy desdibujado en dirección SO primero y Sur después siguiendo uno de los barrancos que tributan al Arroyo de los Villares, hasta llegar a el Cortijo de Laza o Casa Forestal de los Villares (según que fuentes se consulten). Desde aquí nos dirigimos a los cortijos de los Villares siguiendo un sendero de Pequeño Recorrido (bastante abandonado y muy poco señalizado), el mismo que nos lleva hasta la pista del Borosa muy cerca de donde estacionamos el vehículo, a la altura del Arroyo del Ruejo, pasando bajo el Cerro del Pesquisidol y la Cuesta del Topaero y el cual seguimos. Gran ruta en compañía de inmejorables compañeros.





Comenzamos la ruta con algunos grados negativos de temperatura. Dejamos atrás la Loma de María Ángela....

....y llegamos a la abandonada aldea de El Olivico.

Donde aún se conserva bastante bien la era.

El Olivico y la Loma de María Ángela detrás.

En el ascenso al Cerro de la Cueva del Puntal comenzamos a tener grandes panorámicas.

La Sierra de las Villas.

Cuenca de el Zarzalar y la Morra de los Cerezos.

Antenas de TV en el Cerro de la Cueva del Puntal (1.263 m).

Coto Ríos desde la Cueva de el Puntal.

Comenzamos a caminar por el cortafuegos de ésta cuerda, pasando por el Collado de la Cueva, la Atalaya, los Collados, Morro del Collado la Molera, Collado Potra,.....

La gran muralla pétrea del Calarejo de los Villares que tenemos que atravesar.

Caseta de el Calarejo, parece imposible que exista un paso para poder subir ahí.

Esta es una ruta de constantes vistas y el Embalse de el Tranco es uno de los protagonistas.

Desde el Collado de el Rabilargo y a pocos metros de concluir el cortafuegos nos salimos de el mismo a la izquierda en busca de el paso del canuto.

El paso más complicado de toda la ruta, el estrecho canuto por donde hay que trepar, eso sí, es un tramo corto y sin más contratiempos.

Peñón donde se emplaza la caseta. Seguimos sin ver clara la subida......

.....aunque era mucho más fácil de lo que parecía. Hay un sendero de herradura que sube hasta allí, eso sí, muy erosionado y empinado.

Ruinoso estado del refugio o caseta de El Calarejo (1.617 m).

Éste lugar es un formidable mirador, con sobrecogedoras vistas, sobretodo de la impresionante cara NO de las Banderillas (1.993 m).

Valle de el Borosa con la Sierra de la Cabrilla nevada de fondo.

Afilada arista de el Calarejo de los Villares.


Valle del Guadalquivir, con la Sierra de las Villas, el Embalse de el Tranco y el Yelmo de Segura.

Cortafuegos por el que caminamos hace poco.

De nuevo el Tranco.

Formidable muralla de las Bamderillas.

Parte más meridional de las Banderillas y la Cabrilla.

Buitres leonados.

Comenzamos a descender hacia los Villares.


Éste lugar debió de ser pasto de las llamas no hace mucho tiempo.    


El descenso es vertiginoso.  

Las Banderillas se resisten a abandonarnos.

Y la caseta de el Calarejo en su imponente atalaya no deja de vigilarnos.

Cerca de el Cortijo de Laza o Casa Forestal de los Villares.

Antiguos bancales de los Villares con el Picón del Haza de fondo.

Los Villares, a pocos kilómetros de concluir la ruta.















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada